domingo, 25 de febrero de 2007

De cómo la pirateria recuperó "El conflicto de los hermanos Marx"


La tan denostada pirateria contribuyó a recuperar una de las películas de los Hermanos Marx, "Animal Cracker's" (es España, no me pregunten porqué, "El conflicto de los Hermanos Marx").

"Animal Crackers" fué rodada en 1930, sobre una obra de vodevil interpretada en los años 20 por los Hermanos Marx.

En los años sesenta y setenta se vivió la recuperación de la figura de los geniales cómicos, de manera que existía cierta demanda de su material. Así algunas de sus películas llegaron a reestrenarse con notable éxito, o bien a emitirse por televisión. Sin embargo una de las obras permanecía ilocalizable para el gran público, guardando polvo en un cajón de la Universal Pictures, propietario del catálogo Paramount anterior a 1948.

No podía hacerse nada comercialmente con la película por un problema con los derechos de autor sobre la letra de la música de los números que se interpretaban, 44 años despues de su estreno.

La película languidecía en el olvido de los estudios, mientras en Anaheim (California) se proyectaba una copia pirata de la misma. La copia era espantosa, el sonido horrible y las figurabas borrosas (vamos, como uno de los "screeners" actuales), sin embargo el cine registraba una notable entrada en cada pase.

Así un grupo de fans de los Hermanos Marx de la universidad de California pudieron visionarla y decidieron crear el CRAC (Committe Re-release Animal Crackers) o Comite para el reestreno de "El conflicto de los Hermanos Marx".

Se organizó una recogida de firmas para pedir al estudio el reestreno, e incluso Groucho Marx, ya octogenario, solicitó a los responsables que hicieran lo posible por reeditar la película. Pero el estudio no tenía claro el éxito de la obra y dudó en tramitar las negociaciones con los herederos del autor de las letras. Finalmente se estrenó en Los Angeles, dando las filas para verla la vuelta a la manzana durante un par de meses.

Finalmente se estrenó en todo el país y en la premiere en Nueva York, el 23 de junio de 1974, al que acudió el propio Groucho, se organizó un formidable tumulto de personas deseosas de contemplar la película y al genial creador.

Esta "anecdota" me permite invitarles a reflexionar sobre el sentido de todo esto que debatimos sobre la propiedad intelectual, y hasta que punto esta se sitúa incluso por encima de la obra. Y también sobre como los herederos de un autor pueden bloquear la función propia de la obra de su autor, a pesar de no tener ningún mérito, más allá de haber nacido, que les haga merecedores de tal potestad.

Y como los ciudadanos, en este y en otros casos, se ven obligados y recurren a la mal llamada piratería con la única finalidad, no de dañar, sino de honrar a los autores contra los absurdos de los "comerciantes". Si al final va a resultar que compartir es bueno, hasta para los autores...

4 comentarios:

  1. ¿adónde vas cuando deseas apenas estar solo? ¿y por qué no puede cualquier persona justo darme hora de pensar? .

    ResponderEliminar
  2. Soy aficionado desde hace muchos años a todo el fenómeno de estos grandes humoristas, no sólo a su cine sino también a los libros de los que fueron autores y los que escribieron terceros sobre ellos y te he de decir que pese a disponer de una copia de esta película, que creo han pasado más de una y más de dos veces por TV, no conocía esta anécdota y no sé si es posible que haya pasado con otras obras cinematográficas de la época. En cualquier caso, la anécdota deja de manifiesto la importante labor de difusión de la cultura que puede ejercerse desde la, en este caso mal llamada, piratería...

    Un saludo y te voy a enlazar la noticia.

    ResponderEliminar
  3. La anécdota está extraída, principalmente y con otra redacción, de un magnífico libro sobre Groucho Marx escrito por Charlotte Chandler, titulado "Hello, I must be going. Groucho and friends" (En España creo que Hola y Adios, Groucho y amigos).

    En amazon se puede conseguir el mismo. Personalmente me ha gustado la forma de contar la biografía a través de Groucho y terceras personas del grupo y descubrir la época del vodevil de los hermanos Marx.

    Muy recomendable.

    Un saludo y gracias.

    ResponderEliminar
  4. ¿Te has dado cuenta de que un gilipollas te ha metido una chorrada de comentario, para ponerse un enlace a su blog, oculto en el punto final? A mí me han hecho lo mismo.

    ResponderEliminar