viernes, 10 de junio de 2016

Hay que eliminar la copia privada (tal y como está ahora)


En este caso, el problema se remonta a la modificación de la LPI tras la elecciones y tras la resoluciones judiciales previas que se han ido sucediendo a lo largo de los años, con una regulación realmente contradictoria.

Los argumentos para la anulación por parte del Tribunal de Justicia no es que sean complejos o novedosos. Si quieren leer sobre como se ha regulado el canon en España y los problemas que se han ido sucediendo, en la etiqueta "Canon" de este blog pueden hacer un completo recorrido desde 2007.

Por eso no quería hablar ahora de la sentencia y lo que supone, desde un punto de vista jurídico, sino que creo que es importante dar algo de contexto a este debate y ofrecer una conclusión.

Actualmente la copia privada sólo alcanza a copias de soportes (CD/DVD, etc.) hechas de un original comprado por uno mismo y a las copias de programas de televisión. Nada más.

No es copia privada lo que se descarga de internet, ni tan siquiera el CD que grabas para un vecino. Esas copias son ilícitas.

La pregunta es, ¿cuantas copias privadas  haces al año?

La respuesta es importante porque ese número es el que determina en cuanto hay que compensar a los titulares de derechos por esas copias privadas.

Hay que tener claro que sin compensación no puede haber copia privada, van unidas indisolublemente.


Hace unos años, teníamos una copia privada mucho más amplia, pues permitía hacer copias para familiares, se podían hacer copias privadas de esas copias, etc., y además, estábamos en un contexto en el que los soportes eran mucho más utilizados.

En aquel momento se firmó un acuerdo con las entidades de gestión por parte de los deudores (las empresas distribuidoras y fabricantes) por el que se pagaban alrededor de 100 millones de euros al año a las entidades de gestión en concepto de compensación por copia privada.

Tras varios reveses judiciales al sistema (como el caso Padawan, un reglamento anulado por no tener estudio económico, etc.)  la situación se queda estancada y para seguir manteniendo la copia privada es necesario establecer la forma de compensación.

Se decidió entonces que la compensación, al igual que sucede en Noruega por ejemplo, se pagase con cargo a los presupuestos generales del estado. Pero, y esto es muy importante, se redujo a la mínima expresión las posibilidades de copia privada.

Así el gobierno, en un periodo de crisis económica asumió el coste, pero lo hizo cubriéndose las espaldas de tal manera que el perjuicio económico a compensar es tan mínimo que, personalmente, esos 5 millones de euros/año me parecen mucho.

La reacción de las entidades de gestión fue cuestionar ese modelo de presupuestos, no tanto porque saliesen de los presupuestos como por el descenso tan acusado de sus ingresos (de 100 a 5 millones, se pueden imaginar).

Por eso ahora dicen que reclamarán 400 millones por los 4 años que han estado con esta situación. Cifra que es absolutamente desproporcionada y que no tienen ningún sentido con el volumen de copias privadas que se han hecho en España estos 4 años. 

De todas formas deberían demostrar en un juzgado que con tan pocas copias privadas se puede obtener la misma compensación que cuando eran muchas más y los hábitos de consumo otros muy diferentes.

O también pueden intentar celebrar la sentencia y hacer lobby para que el Estado les abone esas cantidades sin un análisis, simplemente por presión mediática o política. Desde luego argumento jurídico es difícil encontrarlo.

Ese es el contexto en el que estamos, vistas las reaccione en la prensa.
Por eso considero que la mejor opción es eliminar la copia privada por completo. La Directiva Europea no obliga a tener copia privada, los límites los puede establecer el Estado a su gusto, así que no hay ningún impedimento para ello.
A la mayoría de los usuarios, la copia privada no nos aporta casi en la actualidad ¿quién se hace una copia de un CD comprado por él mismo sólo para él?.
Si se elimina la copia privada todas las copias serán ilícitas, ¿y? ¿qué van a hacer las Entidades de Gestión?
¿Van a demandar a millones de personas por copiarse un CD cuando no lo hacen si nos descargamos un mp3? Y el riesgo existe igualmente.

La persistencia de la copia privada, ahora mismo, sólo sirve para que exista una justificación para que las entidades de gestión exijan más dinero y aparezcan como perjudicadas, pero eso sí, sin ofrecer más posibilidades a los usuarios, sin ofrecer una copia privada acorde a los tiempos, en la que se contemple los usos y costumbres de los usuarios y consumidores.

La copia privada nace precisamente de eso, de buscar una solución a un conflicto entre las copias en casete (cuando era la única manera de hacer copias) y lo que los autores dejaban de percibir. 

Han reducido tanto la copia privada que ya no la usamos, para qué seguir ofreciendo una excusa para un cobro que no da más que problemas?

¿Aceptarían las entidades de gestión una copia privada adaptada al mundo actual (de archivos digitales, etc.) a cambio de, por supuesto, una compensación mayor?

Si no es así, que la quiten y terminemos con los problemas de una figura que, en su configuración actual, es prácticamente inútil.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada