miércoles, 14 de mayo de 2014

Tras la sentencia en el caso Google, ¿y ahora qué?


Tras el fallo del Tribunal de Justicia de la Unión Europea, que da la razón a la Agencia Española de Protección de Datos, ¿qué panorama es razonable esperar, habida cuenta del contenido de la sentencia?.

En primer lugar, hay que esperar como aplica la Audiencia Nacional, el órgano que eleva la consulta, el caso particular, aunque el TJUE prácticamente lo ha dado todo resuelto, con constantes referencias al supuesto concreto.

Pero la aplicación de esta jurisprudencia no es automática, en cada uno de los más de 200 casos pendientes la Audiencia Nacional debe valorar si el supuesto ampara o no la pretensión de Google, que es el recurrente, o de la Agencia Española, que es quien ha dictado la tutela de derechos de los particulares.

Habrá casos en los que se resuelva en el mismo sentido, y se aprecie que el interés legítimo impone retirar los enlaces, pero habrá otros casos, como por ejemplo con personajes públicos o datos publicados por mandato legal, en los que no.

Pero tras los casos que ya están en la Audiencia Nacional, se pueden dar varios escenarios.

El primero, y más evidente, es que Google Spain S.L. cierre. No quiero decir que el buscador no sea usado desde España, solamente que deje de prestar servicios la empresa auxiliar para la comercialización de la publicidad. Ello no es que haga que la normativa no le sea aplicable, pero si al menos pondría nuevamente sobre la mesa el debate.

Hay que tener en cuenta que los efectos de esta sentencia, y por ello de la legislación española y europea, se producen por la existencia de la oficina en España. Sin ella, Google podría volver a alegar que no le es aplicable la legislación y volveríamos a la casilla de salida.

El segundo, es que Google ponga una herramienta para retirar automaticamente todos los enlaces que el usuario, con una mínima acreditación o compromiso de legitimidad, al estilo DMCA, señale como infractores de sus derechos.

De esta manera, se automatizaría el proceso, para el buscador el coste de implementarlo sería mínimo y si ya lo hace para cuestiones de propiedad intelectual, ningún impacto en su  modelo de negocio se produce.

Esta posibilidad es la que presenta un mayor riesgo para los derechos de los demás, puesto que nos impide a los demás localizar fácilmente información en internet, aunque sea pública y legítima. El TJUE también menciona este problema en su sentencia y le preocupa el efecto que pueda darse.

La tercera opción, es montar un sistema de recepción de avisos, valorarlos y decidir si se retira el enlace. Esto puede implicar unos costes de gestión enormes, ya que implica valorar cada petición individualmente y decidir, con el riesgo a equivocarse.

Esta posibilidad es la más acorde con el respeto a los derechos de todos y el fallo del TJUE.

Y la cuarta opción es no hacer nada, y puede que sea la más inteligente para Google. Acumular las peticiones, dejar que los usuarios que lo consideren inicien un procedimiento de tutela de derechos, no todos lo harán, ante la Agencia de Protección de Datos y que sea esta quien decida cuando procede o no la retirada del enlace.

De esta manera, el problema se les traspasaría a la Agencia, que podría verse saturada de peticiones, que debe resolver y le daría el trabajo de decisión hecho a Google, con unos costes mínimos, puesto que las alegaciones podrían ser casi un formulario.

Estos son escenarios posibles habida cuenta del contenido de la Sentencia.

Lo cierto es que la misma me deja un sabor agridulce. Por un lado, y en el corto plazo, por los derechos del ciudadano afectado me parece positiva. Pero a largo plazo creo que puede tener efectos negativos en términos sociales, pues no me termina de convencer la posibilidad de que cada uno mostremos sólo una parte de lo que nos interesa, obviando otras cosas que también son importantes. El problema es que en los procedimientos para decidir qué se retira y que no, el interés del resto por conocer, no se ve representado.

Habrá que estar atento a como se desarrollan los acontecimientos, porque esto sólo acaba de comenzar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada