sábado, 11 de enero de 2014

¡Alto o tu coche denuncia!: Más cerca de las denuncias de tráfico automáticas

Hace años que voy comentando, medio en serio medio en broma, en las charlas que las posibilidades de la tecnología van a llegar a un punto en el que el legislador obligue a instalar un GPS en cada coche para que este obtenga el permiso de circulación. Y a que ese GPS esté conectado a la central de la DGT, de tal manera que los límites de velocidad se denuncie automáticamente cualquier infracción de velocidad, etc.

Generalmente busco este comentario para hacer reflexionar sobre los límites entre la intimidad de las personas y las intromisiones que se producen y hasta donde estaríamos dispuestos.

El responsable de ventas de Ford afirmó en el CES de Las Vegas que:
"We know everyone who breaks the law, we know when you're doing it. We have GPS in your car, so we know what you're doing. By the way, we don't supply that data to anyone,"
Aunque posteriormente matizó estas palabras indicando que:
"We do not track our customers in their cars without their approval or their consent"
Creamos a este señor y que realmente Ford no recopila datos de los GPS que se instalan en los vehículos y/o que sólo lo hace cuando estos han prestado su aprobación y consentimiento y que, por supuesto, que esa información no es compartida con nadie más.

Ante estas noticias los legisladores y autoridades de protección de datos y privacidad deberían movilizarse y empezar a legislar la manera de evitar abusos o limitar o prohibir la recopilación de esos datos, recordando lo que dice el artículo 18.4 de la Constitución:
"La ley limitará el uso de la informática para garantizar el honor y la intimidad personal y familiar de los ciudadanos y el pleno ejercicio de sus derechos."
Pero, ahora, pongamos encima de la mesa que el 96% de los vehículos fabricados en 2013 tienen capacidades de recopilar datos y es fácil predecir el futuro próximo desde un punto de vista legal. Por no hablar de las ofertas de las aseguradoras para monitorizar nuestra conducción a cambio de bajar la prima.

Veamos como someter a este control a una ciudadanía en 3 pasos.

Primer paso- Será muy sencillo establecer, en un momento dado del futuro, que ya que todos los coches tienen un GPS y los datos de este pueden ser recopilados y las empresas los usan, que sea obligatorio retener esos datos durante un periodo de tiempo, para garantizar la disponibilidad de los mismos en caso de la investigación y persecución de delitos graves, por ejemplo. Porque los coches pueden ser utilizados para cometer delitos.

Y ya que existen los datos, pues no parece razonable no utilizarlos.

Segundo paso- Con el tiempo y como la medida funciona y no crea alarma social, y ya que permite esclarecer responsabilidades en accidentes de tráfico con víctimas, será aceptable ampliarla para la investigación de todo tipo de delitos.

Tercer paso- Y, en un paso más allá, poco tiempo después, pues dado que la seguridad vial es un bien jurídico a proteger, obligar legalmente a que se conecte el GPS a la DGT y cuando en una zona marcada como de 100 km/h viajemos a 105 km/h pues automáticamente gestionará la denuncia, sin radares ni patrullas en la carretera controlando el tráfico, más eficiente y barato.

Es fácil para el legislador obligar a unas pocas empresas, en un mercado tan importante, a hacer algo así, so pena de impedir la entrada al mercado.

Todo esto que planteo, que pueda sonar a ciencia ficción puede estar a la vuelta de la esquina, ya ven que dentro de nada hasta para comprar un coche aceptaremos una política de privacidad, y por eso se empieza.

Y si aún así esto les parece muy raro o extraño, piensen en lo que ha sucedido con la retención de todos los datos de las comunicaciones electrónicas que tenemos.

Primero se empezó limitando a delitos graves, cada vez se amplía más a otros delitos y las últimas propuestas alcanzan incluso a la investigación de ilícitos civiles (no penales) en materia de propiedad intelectual. Ese es el punto en el que estamos ahora, pero en unos meses, como no es lógico que sólo sea por propiedad intelectual, se ampliará a todo tipo de procesos civiles... y así...

Es responsabilidad de los ciudadanos estimular este tipo de debate sobre si aceptamos o no estas medidas cuando se están planteando o si por el contrario, como siempre, llegaremos cuando sea demasiado tarde y hayamos renunciado a otra parcela más de control por parte de los estados y las empresas.

Así que tal y como titulaba, cada vez estamos más cerca de las denuncias de tráfico automáticas. Veremos..

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada