Contacto

Para consultas jurídicas "david @ abanlex.com"

miércoles, 27 de febrero de 2013

¿Olvidar en Internet? No es tan fácil "Technoviking"

Hasta ahora, la mayoría de las reclamaciones que conocemos en España en relación al "derecho al olvido" (o alzheimer digital, según lo vean) han tenido que ver con la publicación de informaciones inicialmente fuera de Internet.

Por ejemplo el caso de periódicos que informaron en su momento y hasta que no es accesible su hemeroteca digitalizada a los buscadores no ha existido problema con ello.

Otro tanto puede decirse del problema de las notificaciones aparecidas en Boletines Oficiales, que cumpliendo con su obligación legal de publicar, son replicadas e indexadas por buscadores y otras webs que prestan servicios sobre su contenido.

En el fondo, a la mayoría de las personas el principal problema que les causa esta situación es la indexación del buscador, puesto que los amigos o conocidos que encuentran la información lo hacen mediante estas herramientas.

Un dato relevante, a mi juicio, a la hora de enfrentarse al análisis es que la problemática que plantean los afectados surge por el paso a un entorno diferente al contexto natural en el que se desarrolla la información.

Por eso me parece interesante el caso a comentar, ya que es un poco diferente, en la medida que es un fenómeno que nace en Internet, se desarrolla en Internet, y forma parte de la "cultura internet". 

No sé si es el primer video viral global en internet, pero ciertamente es uno de los primeros vídeos que se difunde masivamente en Youtube, alcanzado la categoría de viral tal y como hoy podríamos definirla.


Y sí, si no pueden ver el vídeo correctamente es porque, como dice el cartel, hay algunos problemas legales con la imagen del "Vikingo Techno".

El vídeo, grabado en el 2000, se hizo particularmente famoso a partir de 2007, tras ser subido a Youtube por el autor de la grabación, un artista que estaba grabando material en la FuckParade de Berlín.


En un momento dado, la marcha se detiene mientras un grupo de gente baila, y aparece ante la cámara el "Vikingo Techno".

En vídeo, como decía, estuvo colgado en la web del autor por 6 años, pero no fue hasta que se subió a Youtube cuando se convirtió en un fenómeno masivo.

A raíz de ese éxito, el artista se centró en los "memes" como forma de expresión artística y creo el "Techonviking Archive" un proyecto en internet para recopilar los cientos de parodias, vídeos relacionados, etc. con el vídeo inicial.


En 2009, el autor de la grabación recibió una notificación para que evitara la difusión del vídeo, pero el vídeo original es sólo uno de los múltiples que en ese momento había circulando en todo tipo de soportes y eso, evidentemente, era imposible de cumplir para Matthias Fritsch.


La cuestión es que finalmente el año pasado, finalmente, "TechnoViking" (cuya identidad sigue siendo desconocida) demandó, al autor del vídeo, y el pasado mes de enero tuvo lugar una primera vista.

Lo único que se sabe sobre el caso es que la demanda versa sobre la vulneración de derechos de la personalidad, que en nuestro ordenamiento iría por la LO 1/1982 de protección al honor, la intimidad y la propia imagen.

En palabras del demandado:
"I am being accused for creation and publication of images connected to the Technoviking, therefore infringement of personality rights. They also say I am earning a lot of money by that. They argue that [I] gave him the name Technoviking, create 3D characters, comics and more to constantly increase the popularity in order to market Technoviking and therefore cause damage to the protagonist."
El demandante pide 250.000 euros de indemnización y una pena de 6 meses de prisión para Matias que, según dice, la demanda sólo le alcanza a él y no a los videos creados por los usuarios, pero sí que podría sentar un precedente interesante, abriendo la puerta a reclamaciones masivas.

No parece que la demanda pretenda que desaparezcan todos los vídeos y material relacionado creado por terceros pero, ¿que pasaría de estimarse?. ¿Podría tratar de extender sus efectos al resto de usuarios? ¿podría Internet olvidarse del Technoviking?

En este caso se acciona directamente ante el juzgado y, al parecer, no se invoca normativa de protección de datos, pero ¿qué pasaría si el asunto se llevase por una Agencia de Protección de Datos (sin riesgo de costas para el afectado en caso de no estimarse la reclamación) y con interpretaciones "amplias" del derecho de cancelación?


El juicio todavía no se ha resuelto, aunque los propios jueces plantearon un acuerdo entre las partes que fue rechazado por "TechnoViking"

Como decía este caso plantea cuestiones muy relevantes si queremos aproximarnos a una regulación de la intimidad y la propia imagen en la web compatible con usos sociales muy extendidos y con formas de entender la cultura y la creación que nacen al calor de nuevos medios y soportes (pensemos en Google Glass y la nube).

Una de las más interesantes, a mi juicio, tiene que ver con la imposibilidad de hacer desaparecer el pasado, y mucho  menos cuando este forma parte de un fenómeno cultural (que si no es lo bastante relevante desaparecerá por el mero paso del tiempo, sin más).

Hasta que punto, una vez que participamos en el espacio público y compartimos nuestras acciones, podemos limitar la difusión de las mismas y ello entronca, por supuesto, con la visión expansiva que se quiere predicar del "derecho al olvido".

Y como la interacción de miles de personas sobre un mismo contenido genera un discurso que trasciende esa imagen del individuo y se integra en la "cultura popular" y la legitimidad de uno para impedir que hablen de él.
Sin duda hay más cuestiones, pero debemos establecer debates en torno a ellas analizando los problemas al legislar, evitando que la solución a un único problema cree una situación que, por satisfacer a unos pocos, perjudique a todos. Mucho de esto hemos visto con la Propiedad Intelectual en Internet.

¿Estamos reflexionando lo suficiente sobre lo que queremos y como lo queremos?

Un comentario interesante, en inglés, sobre el caso.

1 comentario:

  1. Muy buen aporte,por cierto,creo que el nombre si se conoce hay un vídeo suyo en un gimnasio buscando novia o algo así.

    Un saludo

    ResponderEliminar