viernes, 2 de marzo de 2007

Pues yo me siento orgulloso...

Ni humillado, ni nada parecido...

Las decisiones difíciles, si están fundadas en derecho son respetables. Y por ello, por mis convicciones, yo me siento orgulloso.

"Ya que no debe obviarse que el Estado de Derecho no puede renunciar a la aplicación de disposiciones legales que encuentren su fundamento en los principios de humanidad y en el respeto pleno al derecho a la vida, incluso en aquéllos que no respetaron la de otros; ello supone la auténtica grandeza del Estado de Derecho y sin duda una conquista de nuestra civilización."

"Consiguientemente, sin perjuicio del enorme rechazo social y jurídico que merecen determinados comportamientos, la aplicación al presente caso de las anteriores consideraciones supone la salvaguarda de un principio de humanidad que deriva del cumplimiento de las previsiones contenidas en la propia legislación penitenciaria y que determina la superioridad ética del Estado de Derecho y la asimetría moral entre quien resulta condenado y los ciudadanos observantes de las leyes."

"D. Jose Luis De Castro Antonio, Ilmo. Sr. Magistrado-Juez del Juzgado Central de Vigilancia Penitenciaria"

8 comentarios:

  1. Totalmente de acuerdo.
    Me siento orgulloso de que unos responsables del Estado hayan actuado con responsabilidad y no se hayan dejado llevar por el oportunismo o la "necesidad de quedar políticamente correctos" en un caso tan delicado como éste.
    Aquí es donde se puede diferenciar la grandeza de un procedimiento y actuación legal y avanzado con el del sometimiento de la voluntad animal instintiva y oportunista.

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  3. Pues sí, en teoría sí, pero qué dolor de tripas íntimo e intransferible...

    ResponderEliminar
  4. Pues sí wilma, ahí te doy toda la razón, pero eso mismo refuerza la grandza del acto, la razón frente a las visceras...

    Un saludo y gracias.

    ResponderEliminar
  5. La verdad que con esta decisión hay una choque de sentimientos.
    Aún asi me parece perfecta la decisión tomada , aún a sabiendas de que cara a la opinión pública iba a quedar "muy feo".
    Saludos.

    ResponderEliminar
  6. Si era lo que la legislación decía, no hay más que hablar porque respetar el Estado de Derecho es lo que nos separa de la inmoralidad de terroristas como el sujeto en cuestión, pero aun así creo que hay un par de cosas que no estaría mal entrar a discutir, que no son exclusivamente legales pero sí periféricas (tengo pocos conocimientos de Derecho y espero que se me corriga si yerro en algo, por favor):

    A) En primer lugar, la Fiscalía General del Estado creo que debería recibir más críticas de las que ha recibido, pues, aunque la petición de pena inicial (90 años o así) era a todas luces excesiva, se podría haber reducido la petición a algo un poco más duro, sobre todo si tenemos en cuenta que la vocación de la justicia penal europea, de la que somos herederos, aboga más por la reinserción que por el castigo. Este sujeto es un terrorista que aunque ha cumplido pena, ni está arrepentido ni da muestras de querer reinsertarse en una sociedad pacífica, y creo que se debería haber observado este hecho a la hora de considerar cómo tratarle. Además, creo que tampoco era la primera vez que amenazaba, y considerar sólo amenazas (en vez de amenazas terroristas) las de este sujeto, terrorista reconocido y con vínculos reconocidos con el ambiente terrorista; a mi juicio, se ha sido excesivamente laxo.

    B) El peligroso precedente que se establece de que una huelga de hambre (o cualquier conducta similar) sirva para atenuar condenas y permitir a criminales conseguir beneficios penitenciarios o suavizar las posibles penas en juicios contra ellos. Una cosa es una enfermedad terminal (con el PP cuatro terroristas etarras fueron excarcelados por motivos de salud y todos murieron en menos de un año) y otra un medio premeditado de presión en contra de la propia salud. Personalmente, veo poquísima diferencia entre esto y amenazar con cortarme las venas si no me quitan las multas de tráfico; es más, ni soy reincidente, ni soy un peligro público ni volveré a aparcar descidadamente (o lo intentaré), mientras que este sujeto, así presionando consigue saltarse muchos objetivos de la reclusión en España: la reinserción, evitar el peligro para la sociedad y "aprender la lección" para no reincidir.

    Reitero mi conocimiento ligero y superficial del Derecho, y agradezco cualquier corrección y aclaración, pero me gustaría ofrecer una perspectiva un poco más global del asunto que la meramente legal y pasar un poco al "espíritu de la ley".

    Muchas gracias por vuestro tiempo: PANTOLOMIN

    ResponderEliminar
  7. Muchas gracias por este comentario sosegado y razonable, que en este tema tan poco abundan.

    La Fiscalía puede ser criticada por cambiar de criterio, por actuar en un primer momento como una verdulera (90 años), pero al final, la responsabilidad de los 3 años de condena es del Tribunal Supremo, organo que no tiene el lustre de antaño, pero que sigue siendo una institución fundamental del estado.
    Son 3 años, reconozco no haber visto la sentencia íntegra, y pueden parecer pocos, pero los delitos anteriores no pintan nada en este caso, por mucho que nos duela, y vaya si duele.

    La segunda parte es razonable, pero en mi opinión, extrajurídica, el riesgo de que muriese en esas condiciones era mucho mayor para todos que la situación actual. Sin embargo me ilusionan las palabras del auto que reproduje de algo que o debemos perder, la diferencia entre nosotros y ellos, por mucho que moleste a corto plazo pero que reconforta en el largo.

    Yo te quitaría las multas si hubiese una posibilidad real de que eso (cortarte las venas) provocase tu muerte, no solo la amenaza de hacerlo.

    El problema de la reinserción, o la reeducación, al fin y al cabo de la finalidad de la pena es objeto de mucho estudio y experimentación, pero el ser humano es demasiado complejo,sobre este tema la genial "La Naranja Mecánica" ilustra sobre el tema.

    No creo que nunca podamos reinsertar a este tipo de gente, fanáticos, por desgracia, pero es obligación de un estado de derecho con nuestras bases filosóficas intentarlo. Bases que son lo que nos define como colectivo.

    Un saludo y gracias.

    ResponderEliminar
  8. Muchas gracias por dedicarme unos minutos. Entiendo y respeto el punto de vista que aquí se da acerca de todo este asunto. Reconozco que sólo he leído de la sentencia las partes más destacadas en la prensa (insisto en que sé poco de Derecho).

    Pero sí me parecería importante destacar y recordar que el Derecho no es un ente flotante y aislado independientemente de su entorno, sino que se genera por y para una sociedad y un momento histórico. Caer en un excesivo positivismo (tanto en derecho como en cualquier otro campo, sobre todo si es de naturaleza "social") puede hacer que caigamos en errores muy importantes al no considerar otros asuntosinfluyentes aunque no estrictamente legales. La sentencia ha sido la que ha sido, no ha habido ningún problema y se ha aplicado la ley sin irregularidades, así que eso es indiscutible y en parte, un alivio.

    Pero la sensación que deja, por existir posibilidades legales perfectamente plausibles de endurecer a este sujeto la pena o tenerle más controlado, por la sensación de claudicación (no del todo acertada, pero indudablemente existente y tampoco del todo falsa) y la total falta de arrepentimiento y reinserción a una vida normal del tipejo este, es bastante desazonadora y a todos nos hace pensar un poco y nos inquieta.

    Por eso, a pesar de ser perfectamente legal , había otras posibilidades legales (la mayoría en manos de la Fiscalía) que no se han abordado, y eso sí ha sido por razones de un tipo completamente diferente al meramente legal. Así que no se puede negar la influencia de otros elementos. El autor mismo del blog lo reconoce aduciendo la existencia de elementos humanitarios, pero los políticos, los sociales, los coyunturales y los mediáticos también han existido.

    Enhorabuena por todo este blog y lo que se expresa en él, sobre todo hoy en día, cuando políticos y medios usan la legalidad como a la puta del pueblo. Una simple recomendación: el análisis concreto es impecable, pero quizá una perspectiva más global de todo ayude a conectar mejor lo que se analiza aquí con lo que vemos todos los españolitos de a pie.

    Muchas gracias por vuestro tiempo: PANTOLOMIN

    ResponderEliminar